Resumen: Foro Hemisférico sobre la dinámica de la desmovilización de las FARC

HF - Dynamics of FARC Demobilization
 
02 julio, 2014

El 25 de junio, el Centro Perry convocó al Foro Hemisférico sobre la deserción entre los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la mejor manera de manejar la desmovilización y la reintegración de los desertores en la sociedad, mientras las conversaciones de paz continúan entre el gobierno colombiano y las FARC en La Habana, Cuba.

El evento tuvo lugar en el Salón Próceres del Centro Perry en Washington, DC y fue transmitido en vivo a un público internacional, en inglés y traducido simultáneamente al español.

El Foro inició con las palabras de apertura del Director Interino del Centro Perry, Ken LaPlante, quien presentó el tema e hizo hincapié en la importancia de las conversaciones de paz de Colombia y el manejo de la desmovilización de los ex insurgentes. El trato de los desertores de las FARC y el programa formal de desmovilización serán seguidos de cerca por la sociedad colombiana, la comunidad internacional y otros países sometidos a predicamentos similares de resolución de conflictos, los cuales tienen mucho que aprender de la experiencia colombiana. El Decano Académico Dr. Luis Bitencourt, actuó como moderador del panel y dio inicio al foro.

El Dr. David Spencer, profesor del Centro Perry e investigador sobre el conflicto colombiano, reflexionó sobre las lecciones que pueden extraerse de los últimos diez años de la desmovilización de las FARC. Extrajo información de dos bases de datos, una recogida en 2003 y otra en 2013, que representan las características demográficas de los desertores de las FARC, y en conjunto, muestran los cambios en el perfil típico de los mismos. A medida que la economía lícita en Colombia va mejorando, más jóvenes miembros de las FARC con altos niveles de educación abandonan más fácilmente a las fuerzas revolucionarias. Aunque los orígenes de las FARC provienen de un movimiento ideológico e intelectual, a medida que el grupo se convierte en una organización criminal especializada en la producción de drogas, el secuestro y la extorsión, la ideología y el atractivo político disminuyen para algunos reclutas. Esto también conduce a un nivel de educación más bajo entre los miembros que permanecen en las jerarquías de las FARC, un problema potencial para la desmovilización, ya que estos beligerantes sin educación deben integrarse en una sociedad para la que no están preparados. Comprendiendo las características demográficas de los miembros que permanecen en las FARC puede conducir a una desmovilización más específica y una visión más clara de los miembros y los objetivos de las FARC.

La Sra. Christine Balling, Presidente de la Fundación ECCO en Tolima, Colombia, habló sobre el programa de desmovilización de Colombia enfocándose en la desmovilización de los miembros femeninos de las FARC. La Sra. Balling adquirió una importante experiencia de primera mano sobre el programa de desmovilización de Colombia, después de haber trabajado con el Grupo de Desmovilización de las Fuerzas Armadas de Colombia para producir la primera Guía Táctica sobre la Desmovilización y como asesora de SOCSOUTH en temas de desmovilización y contra el reclutamiento. La Sra. Bailling explicó algunas de las cuestiones que motivan a las mujeres, en particular, para unirse a las FARC en un principio, incluyendo la sensación de poder y autonomía, la sensación de ser parte de una comunidad y estar cerca de sus novios y otros seres queridos que ya son miembros. También compartió anécdotas acerca de las experiencias de las mujeres desmovilizadas a quienes entrevistó y explicó lo importante que es apuntar a estas motivaciones (el poder, la pertenencia, la autonomía) para poder comprender por qué estos jóvenes y mujeres se convirtieron en miembros. Asimismo, manifestó que muchas de estas mujeres fueron reclutadas de niñas o adolescentes y que el abuso físico y psicológico por parte de sus compañeros y superiores tiene efectos a largo plazo. La Sra. Balling también explicó que el ejército colombiano tiene un problema de relaciones públicas a la hora de convencer a los miembros femeninos de las FARC a presentarse para la desmovilización en las bases militares de todo el país. Las FARC han emprendido una campaña, en gran medida efectiva, para asustar a las mujeres, alegando que los soldados colombianos las violarían o abusarían de ellas si se entregasen en una base militar. Por su parte, la Sra. Balling afirmó que ha visto soldados colombianos siendo respetuosos y profesionales con las desertoras femeninas de las FARC, pero es la experiencia positiva de estas mujeres, miembros desmovilizados, que puede llegar a ser el estímulo más eficaz para los que todavía están indecisos.

El último orador fue el Sr. Adam Isacson, Asociado de alto nivel de Política de Seguridad Regional para América Latina en Washington D.C. Se centró en las cuestiones de derechos humanos y desmovilización, extraída de su extensa investigación sobre la asistencia de seguridad de EE.UU. en las Américas y en especial en Colombia. El Sr. Isacson señaló que Colombia es el primer país en someterse a un proceso de paz de este tipo, siendo miembro de la Corte Penal Internacional de la ONU. Con la desmovilización potencial de los miembros antiguos y de alto rango de las FARC en el horizonte, hay un gran debate dentro y fuera de Colombia con respecto a la forma de penalizar a los violadores de derechos humanos. La amnistía completa es desagradable para muchos, pero el gobierno colombiano debe encontrar una solución que defienda la justicia y a su vez integre a los desmovilizados a la sociedad. El Sr. Isacson dijo que así como hay motivaciones distintas para las personas a unirse a las FARC, en primer lugar, los miembros de las FARC en diferentes bloques necesitarán diferentes incentivos para la deserción. Esos “mandos intermedios” que se ocupan del día a día de las operaciones en la industria lucrativas de drogas se muestran reacios a desprenderse de la organización y tomar empleos lícitos con una compensación económica mucho menor. Miembros de las FARC, rurales y urbanos, están motivados de manera diferente en cuanto a la vida después de la desmovilización. En la actualidad, la organización principal de Colombia que gestiona la desmovilización es la Agencia Colombiana de Reintegración (ACR). El Sr. Isacson dijo que el ACR debe seguir analizando las características demográficas de los desertores y aplicar un tratamiento diferenciado en cada caso. Los miembros que son mujeres, niños o las minorías étnicas, por ejemplo, pueden reintegrarse en la sociedad con mayor éxito con el apoyo de un programa con un componente de tratamiento diferenciado.

El panel concluyó con una sesión de preguntas y respuestas que incluyó consultas en persona de los miembros del público y los comentarios de los espectadores internacionales vía livestream. Los miembros del panel presentaron muchos más puntos de análisis que pueden ser cubiertos en detalle en este resumen, la grabación del evento está disponible en inglés y español.


Videos: