Profesora del Centro Perry Celina Realuyo testifica ante Congreso sobre el terrorismo en América Latina

 
05 febrero, 2014

El 4 de febrero la profesora del Centro Perry, Celina Realuyo, compareció ante la Subcomisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre Terrorismo, no Proliferación y Comercio, para dar testimonio, en calidad de experta en la materia, sobre la amenaza que actualmente representa la presencia de grupos terroristas en América Latina. Entre los demás expertos que comparecieron estuvieron el doctor Gino Costa, Presidente de Ciudad Nuestra (vía teleconferencia); el señor Douglas Farah, Investigador Asociado de CSIS Americas Program; y el señor Michael Shifter, Presidente del Inter-American Dialogue. El tema oficial de la audiencia fue "Los grupos terroristas en América Latina: La evolución del entorno", y las ponencias de los expertos que testificaron se enfocaron en los casos de Perú, Colombia y la convergencia de las redes ilícitas en la región.

Después de las palabras de apertura que estuvieron a cargo del Presidente de la Subcomisión, Ted Poe (R-Texas) y del miembro de más alto rango, Brad Sherman (R- California), el doctor Costa testificó (virtualmente) sobre el grupo Sendero Luminoso en Perú. Según Costa, el gobierno peruano ha obtenido victorias significativas en su ofensiva contra ese grupo, incluyendo las operaciones realizadas en 2012 y 2013 que resultaron en la muerte de los tres principales líderes militares de Sendero, y argumentando que la presión continua y el apoyo de los Estados Unidos son necesarios para derrotar a esa organización. El doctor Costa respondió a las preguntas del presidente Poe, del representante Sherman, y del representante Adam Kinzinger (R-IL) sobre los beneficios específicos de la asistencia recibida por parte de los EEUU (principalmente a través de la DEA) para apoyar los esfuerzos de Perú en contra de Sendero Luminoso y la estrategia antidrogas de ese país en general. Costa aseguró que aunque Perú ha asumido gran parte de la responsabilidad y de los esfuerzos en esta campaña, la asistencia de los EEUU en cuanto a capacitación, equipos e intercambio de inteligencia es esencial para lograr el éxito del Perú en contra de esa organización y de otras organizaciones dedicadas al tráfico de drogas.

La profesora Celina Realuyo habló sobre la presencia de Hezbollah en la región, el grupo islámico shiita designado como una organización terrorista por el gobierno de los EEUU, y sobre la interacción entre ese grupo y organizaciones autóctonas como las FARC y los carteles de la droga. Según Realuyo, Hezbollah se ha asociado con organizaciones criminales latinoamericanas para recaudar fondos e intercambiar estrategias a través del lavado de dinero, y el tráfico de drogas y otros tipos de tráfico ilícito. La profesora hizo hincapié en el hecho de que estas redes son sofisticadas, poderosas, que operan a nivel global, y que solo pueden ser derrotadas por medio de una cooperación interagencial e internacional más eficaz.

El señor Farah hizo un recuento de algunas de las lecciones aprendidas sobre la participación de los EE.UU. en la lucha del gobierno colombiano contra las FARC, y también señaló evidencias de la relación que existiría entre esa guerrilla y Hezbollah. También habló sobre la preocupación de que organizaciones “híbridas” (que combinan nociones políticas, religiosas o morales con actividades delictivas o terroristas) como las FARC o Hezbollah tienden a prosperar en entornos permisivos. Farah señaló específicamente a Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia por su apoyo tácito o manifiesto a las FARC y sus objetivos.

Michael Shifter ofreció conclusiones generales sobre el panorama en la región, añadiendo que la debilidad institucional y el tráfico de drogas contribuyen al auge de la delincuencia en toda América Latina, pero también dijo que debido al éxito de las campañas en Perú y Colombia, grupos como las Sendero Luminoso y FARC ya no representan una amenaza para los países en la región.

Los expertos contestaron las preguntas de varios miembros del subcomité, reiteraron su preocupación por la presencia de Hezbollah en América Latina, la continua diversificación de la delincuencia y la hibridación de algunos grupos que están evolucionando para contrarrestar los esfuerzos de los gobiernos, además de la expansión del crimen organizado en Centroamérica como un efecto colateral de las exitosas campañas antidrogas y antiterrorismo efectuadas en países como Perú y Colombia.


Enlaces: